Ventilación de aulas

Como sabéis, los expertos han dejado claro que en ambientes interiores, los aerosoles (partículas en suspensión susceptibles de contener virus) se pueden acumular, y el riesgo de contagio se consigue reduciendo emisión y exposición a ellos.

Por ello, desde que bajaron las temperaturas hemos consultado diferente documentación sobre las mejores formas de renovar del aire de las aulas sin que los niñ@s pasen demasiado frío.

Teníamos muchas dudas sobre la conveniencia de invertir miles de euros en la compra de purificadores de aire para las aulas sin garantías de eficacia (gasto en el que la AMPA se ofreció a colaborar, como en tantos otros), más teniendo en cuenta que los metros cúbicos de nuestros espacios precisan de, al menos, dos aparatos en cada aula (12.000 euros aprox.).

El Comité de Salud Medioambiental de la Asociación Española de Pediatría, ha establecido que no hay nada más eficaz que la ventilación natural. Teniendo en cuenta que hay que elegir entre reducción de riesgos sanitarios y confort térmico, hemos tomado la decisión de hacerlo de forma natural y las medidas se adoptarán basándonos en las siguientes publicaciones:

  • Guía para ventilación en aulas. Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, IDAEA-CSIC Mesura. (VERSIÓN 2, 3 de noviembre de 2020. María Cruz Minguillón, Xavier Querol, José Manuel Felisi y Tomás Garrido).
  • Impacto de los sistemas de ventilación en la transmisión del SARS-CoV-2. Recomendaciones generales para los edificios de uso público. Versión 1ª: 29 de octubre de 2020.

Premisas para la reducción del riesgo de contagio en relación con los aerosoles:

  • Reducción de la emisión:
  • Silencio o volumen de habla bajo (al hablar fuerte o gritar la emisión es 30 veces superior).
  • Actividad física relajada (al aumentar intensidad de actividad se aumenta la emisión).
  • Reducción del tiempo de exposición:
  • Uso de mascarilla bien ajustada.
  • Ventilación o purificación del aire, para eliminar o reducir la concentración de virus en el aire. La ventilación se refiere a la sustitución del aire interior, potencialmente contaminado, con aire exterior, libre de virus. La purificación del aire consiste en la eliminación de las partículas en suspensión, susceptibles de contener virus. El método más sencillo y eficaz es la filtración.

Ventilación natural:

Si un espacio tiene 1 renovación de aire por hora, significa que en una hora entra en la sala un volumen de aire exterior igual al volumen de la sala, y, debido a la mezcla continua del aire, esto resulta en que el 63% del aire interior ha sido reemplazado por aire exterior. Con 2 renovaciones por hora se reemplaza el 86% y con 3 renovaciones el 95%.

*La ventilación necesaria para reducir el riesgo de contagio depende del volumen de la sala, el número y la edad de los ocupantes y de la actividad realizada.

Existen métodos para medir la ventilación en un espacio concreto que se basan en medidas de CO2. En el aire exterior, las concentraciones de CO2 son de aproximadamente 420 ppm. En interiores, en espacios ocupados, las concentraciones de CO2 son elevadas por el CO2 exhalado por los ocupantes. Dichas concentraciones se pueden utilizar para calcular la renovación de aire en un espacio y condiciones dadas.

Solución:

  • Abrir ventanas y puertas para provocar un flujo de aire.
  • La ventilación cruzada, consistente en la apertura de ventanas y puertas en lados opuestos de la habitación, es más efectiva que la apertura en un solo lado y por tanto preferible. En muy pocas ocasiones se alcanza la ventilación suficiente sin ventilación cruzada.
  • Las condiciones ambientales exteriores influyen en la ventilación efectiva. Para una misma configuración de ventanas y/o puertas, la ventilación puede variar, especialmente en días ventosos.
  • Se puede favorecer la ventilación natural mediante la utilización de un ventilador junto a una ventana colocado con el flujo hacia el exterior, de manera que favorece la extracción del aire interior.

 

 

 

 

 

 

 

 

MEDIDAS EN NUESTRO COLEGIO:

  • Adquisición de un medidor de CO2 que cumple las prescripciones técnicas recogidas en la Guía para ventilación en aulas.
  • Mediciones de variación de CO2 por espacio (tenemos 4 tipos de aula) y ocupantes (grupo burbuja o mantenimiento de distancia) para establecer protocolos. Se hace aumentando la concentración de CO2 en el aula y posteriormente (en ausencia de ocupantes y otras fuentes de CO2) determinando la velocidad de disminución de la concentración de CO2 en las condiciones de ventilación a estudiar. Esta variación indica cómo de rápido el aire del exterior reemplaza el volumen de aire interior.
  • Las ventanas y determinadas puertas al exterior de los pasillos permanecerán abiertas y/o dependiendo de las condiciones meteorológicas se abrirán a discreción.
  • En aulas en las que la puerta no está frente a ventanas, se colocarán ventiladores en las ventanas que se activarán con el flujo hacia el exterior durante el tiempo de ventilación.
  • Recomendación de que los niñ@s utilicen ropa abrigada y cómoda. Es importante que lleven “varias capas” para que puedan adaptarse a cambios de temperatura fácilmente. Las familias que no dispongan de prendas adecuadas y suficientes pueden solicitar ayuda de forma completamente confidencial a cp.ermitadelsanto.madrid@educa.madrid.org.

Muchas gracias por vuestra colaboración

El Equipo Directivo

Authors

*

Top